#Testimonio14 # JENIFER. LLORAR ERA EL ÚNICO ESCAPE.

By La amatxu de Ager - 16:44


- Hola, Esther. Quiero contarte mi historia.
- Hola, Jenifer. Gracias por animarte a contar tu testimonio. 



- El 9 de agosto de 2018 recibí la noticia  mas inesperada: estaba embarazada de 6 semanas. Llena de miedo, incertidumbre, alegría. Era una mezcla de muchos sentimientos, un padre ausente .
Un embarazo lleno de anhelos, nueve meses muy tranquilos; mimada, llenita de amor  familiar, laboral y el mas hermoso amor de mi hijo de catorce años .
Alrededor del séptimo mes apareció el padre y desde ahí me acompañó.

- ¿En qué fecha murió tu hija? ¿Cuál es la fecha en la que debería haber nacido? 
- 8 de abril 2019, un día antes de la FPP, 9 abril de 2019.

 - ¿ Cómo fue el embarazo?
- Sin duda el más bello, tranquilo y disfrutado. 

- ¿Cuál fue el motivo de su fallecimiento? 
- Destrucción de glóbulos rojos.

- ¿Qué sentiste como mamá que te alertase de que algo no iba correctamente?
- Nada, siempre estuvo todo bien.

 - ¿Cómo fue el trato en el hospital? ¿Te informaron de todo correctamente? 
- Super bueno, empatía desde que nos dijeron que ya no había latido. Nos ayudaron y guiaron en todo momento.

- ¿Qué sientes tú al llegar a casa sin Javiera y ver sus cositas?
- Destrozada desde el principio, pero ahora sin mi mayor tesoro.  

- ¿Fue parto vaginal o cesárea?
- Cesárea .

 - ¿Te ofrecieron en el hospital verla? ¿Decidiste hacerlo?
- Sí. Sí.

 - ¿Estás en tratamiento psicológico?
- No.

- ¿En qué o quiénes te apoyas para sobrellevar el duelo? 
- Creo que principalmente en mi hijo y también me creé una cuenta de Instagram (@javiera_dominga_mi_angel) que es mi desahogo emocional, ya que ahí comparto con muchas mamis que han pasado por situaciones similares. 

- ¿Acudes a grupos de duelo? 
- Asistí una vez. 

- ¿Te sientes arropada en este gran mundo de soledad y vacío? 
- No. 

- Pregunta libre. ¿Qué te gustaría reivindicar o añadir?  
- Un 8 de abril 2019 a las 20;30 horas mi vida cambió de un segundo a otro; todo un futuro planeado se caía a pedazos. "NO HAY LATIDO", la frase que pasa una y otra vez en mi cabeza. Aún recuerdo recorrer ese pasillo frío; estaba llena de dudas, si era verdad o era un error . Subimos al segundo piso y veo a mi mamá sentada y sólo moví la cabeza en negativa; mi niña, nuestra niña ya no estaba ni estaría con nosotros. Aún hay cosas que no logro recordar.... Nos dieron una habitación para nosotros, no había nadie más, y ahí en un armario quedaron sus cosas, su ropa que con tanto amor había preparado para su llegada, ropa que nunca pudo usar.

Como alas 21.30 comienzan a llegar mensajitos de energías positivos para la llegada de nuestra Javi , "éxito", " que todo salga bien", "nos avisan a qué hora nace para ir a conocer a la princesa", y así muchos más (teníamos nuestras cesárea programada a las 9:00 am). Creo que nadie en un principio creía lo que estaba pasando. En un momento veo entrar a mi flaco destruido y lloramos juntos por la muerte de su hermana y vi a mi hermana (madrina de Javi) destruida; nos abrazamos y lloramos, no había nada más que hacer. Y empezó el largo recorrido de esa noche, una eterna noche de la que sólo deseábamos un milagro, que en la mañana sería diferente, que al hacer la ecografía hubiera latido, y así pasamos toda la noche pensando ilusamente en algo que jamás iba a pasar .

Cuando todos se fueron alrededor de la 1:00 am , nos miramos, nos abrazamos y lloramos sin poder creer aún lo que estaba pasando, y tocamos mi vientre pidiéndole a nuestra pececita que se moviera, "sólo una patadita", le pedimos una y otra vez. "Es una  mañana fría por la partida de nuestra niña"- me dice él llorando. Se siente desgarrado el corazón y el alma. Llegó la familia a acompañarnos, en el momento donde se supone que debería haber sido el más feliz. 9:45 aprox nos bajaron a pabellón, y ahí me quedé sola en una sala, esperando la entrevista con la anestesista que junto a la matrona fueron las personas más empáticas con nuestro dolor. Y llegó ese momento de verme enfrentada a la anestesia, mi espalda descubierta, se siente el frío antes, la angustia y la pena se apoderan. Llorar era el único escape. Feliz hubiera salido corriendo de ese pabellón, frente a frente con la luz, desnuda, con los brazos abiertos, lista para recibir a mi niña. Una sensación se apodera mientras limpian mi panza, angustia máxima hasta que entra él y me acompaña , y me dice"todo va a estar bien" y empieza el proceso. Lo sentí eterno hasta que la vi. 11:00 am nació, pesó 3200 y midió 52 cm. Hubiera detenido el tiempo para que fuera eterno, verla tan bella, la perfección máxima. Su cabello oscuro y rizado, sus labios rojos, su pequeña nariz y sus ojos cerrados. La pude besar, acariciar, sostenerla un breve momento (sin duda el más mágico y bello momento), entre pena y alegría de verla de sentirla y acariciarla. Mi niña bella....  Creo que fue en ese instante donde terminamos de perder toda esperanza.

Y desde ahí hemos ido aprendiendo a vivir con el alma y corazón dividido entre el cielo y la tierra.

- Gracias, Jenifer, por relatar detalladamente lo que viviste.



  • ¡Quiero compartirlo!:

Quizá te interese

0 comentarios