#Fragmento 17 # 26.02.2020# VACIAR LA JARRA EMOCIONAL.

By La amatxu de Ager - 19:35



Hace unos días escuché un podcast de psicología que me recomendó mi  amiga Lidia. Venía a hablar de otros temas que nada tienen que ver de lo que yo quiero hablar hoy, pero me quedé con una de sus frases que me repito desde entonces como un mantra: “vaciar la jarra”.  Refiriéndome a lo que a muchas de vosotrxs y a mí concierne, quiere decir algo así como “aligerar la mochila”. Porque cuando una tiene tantísima carga en la espalda día tras día cuesta más mantenerse erguida; o en el caso de la jarra, quizá sea que un día el cristal sea más fino y otras más grueso.


Sea como fuere, tenemos que vaciarnos, abrirnos y volcar de alguna manera todo este dolor. Quién me iba  a decir a mí hace un año que me iba a convertir en una persona mucho más tolerante, más espiritual, y aún más independiente, necesitada de mis espacios y mis silencios, tan sólo con la única finalidad de pararme a sentir, a pensar, a evocar, a dejarme llevar por las emociones que el día me tenga reservadas. Y quién me iba a decir también que lo emocional pesase tantísimo…. Es aplastante la masa que se concentra en una jarra o una mochila, así como la cabida que tiene. Cómo cansan las emociones.....

Perder a un hijo hace replantearse la vida, tener otro prisma, valorar las cosas y creer mucho más en los principios. Te inclina hacia la máxima de la vida que para mí es la salud, y tras ella la familia. Y con todo esto consigues paz. Sí, estoy destrozada, estoy intentando ir uniendo los fragmentos en que quedó mi alma cuando tuve que parir a mi hijo muerto, pero también puedo afirmar que estoy en paz; en paz conmigo misma y con los demás. Me he perdonado, he perdonado en general. No guardo rencor porque no me cabe, bastante ocupan ya la tristeza, la rabia, la angustia, la pena… todos y cada una de los dedos que forman parte de esas manos que estrujan mi garganta. Pero intento despegarlos, uno a uno. Y desnudarme, despojar mi alma de clichés y vestimentas absurdas y abrirme en canal.

Cuando puedo lloro, dejo que el agua invade mi ser y limpie; cuando no, escribo, con la mera finalidad de quitar peso a mi jarra o mi mochila emocional. Seguro que muchxs de vosotrxs estaréis pensando que vamos por mal camino, que no podemos permitirnos estar tristes, que tenemos que seguir adelante. Os preguntaréis....  ¿Lo estaré haciendo bien? La respuesta es: "lo estoy haciendo lo mejor que puedo". Nadie enseña a amar, a sufrir ausencia, a dolerse; sale innato, guiado por la propia intuición. Yo me digo que busco sanar, eso ya es mucho. Mientras escribo estas letras siento los brazos de Ager colgando de mi cuello, como en una ensoñación o fase REM. Hijo, algún día lo haremos realidad, más cerquita, estoy segura.


Y a  vosotrxs, ¿ qué os ayuda a volcar el contenido de la jarra?


  • ¡Quiero compartirlo!:

Quizá te interese

2 comentarios

  1. Yo suelo tener mi mochila emocional a tope y, cada ciertos días, me siento en mi sillón favorito y también el único que tengo (pero lo amo!) y lloro. Mi madre siempre me ha dicho que no se debe llorar. Y tenía tan integrado que no debía hacerlo que he tenido que aprender de nuevo y, esperar media vida para volver a reconectar conmigo. Llorar me ayuda a sentirme humana y expresarme. Y entonces es cuando me doy cuenta de cuánto estoy haciendo, de cuáles son mis problemas y también encuentro las soluciones. Porque yo me he pasado la vida de duelo en duelo. Mis duelos son la respuesta a las pérdidas y yo he tenido bastantes pero, no por entreverlas antes de que sucedieran duelen menos. Y sigo. Porque cada día, aunque sea un solo minuto entre el amanecer y la mañana, veo un color nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente. Tenemos que desaprender muchas de las cosas que fuimos aprendiendo desde pequeña y eliminarlas del todo para poder subsistir. COn lo sano que es llorar.... A mí me cuesta muchísimo llorar, ojalá pudiese hacerlo todos los días de la misma manera que cada día encuentro algo que me haga reír, pero no es así. Comprendo y empatizo con esa liberación que te provoca sentar a escucharte, llorar y liberar el alma. Te mando un abrazo gordo y una paleta de colores.

      Eliminar