# Testimonio 3 # MARÍA. FUE UN PARTO SILENCIOSO, TRISTE PERO MUY POTENTE.

By La amatxu de Ager - 11:03




- Hola, María. Muchas gracias por querer compartir tu experiencia de manera pública.
- Hola, Esther. Lo primero de todo quiero agradecerte este espacio para poder visibilizar el duelo gestacional y perinatal y hacer un poco más visibles a nuestros hijos.

- ¿En qué fecha murió tu hija?
- Lucía falleció el Miércoles 10 de febrero del 2016.

- ¿Qué sientes como amatxu que te haga pensar que algo no va correctamente?
- Estaba en la semana 37 y esa tarde empecé a notar que se movía menos de lo habitual, pero no le di importancia porque tanto en la preparación al parto como los médicos nos habían avisado que en las últimas semanas al estar encajados se mueven menos.
Al día siguiente cuando fui a los cinturones para ver el latido fetal y las contracciones uterinas vieron que no había latido. Ahí empezó mi caída a los infiernos.

- ¿ Cómo fue el embarazo?
- El embarazo era el primero. ¡¡Un embarazo muy deseado y rápido!!
Empecé el primer trimestre muy desganada, vómitos, mareos y náuseas, pero a partir del segundo trimestre de maravilla. Nadie hubiera imaginado como iba a terminar.


- ¿Cómo fue el parto?
- El parto fue inducido y vaginal. Lucía me dio una fuerza en el parto que me es imposible explicar con palabras. Fue un parto silencioso, triste pero muy potente. Di a luz en menos de 15h.
Con el paso del tiempo he aprendido a valorar ese parto, que realmente fue precioso.

- ¿Cuál fue el motivo de su muerte?
- El motivo cuatro circulares en el cuello, muy prietas, que la asfixiaron. Parece mentira que ese conducto que alimenta al bebé, la quitara la vida, ¿¿verdad??

- ¿Cómo fue el trato en el hospital? ¿Os informaron de todo correctamente?
- El personal médico de Imq zorrotzaurre se portaron fenomenal, dejaron estar a la familia a parte de mi marido en dilatación. Todo fueron ánimos, caricias.Mi matrón, Daniel, me ayudó tanto y la ginecóloga, Eskerne Bello, fue mi guía.

- ¿Estás en tratamiento psicológico?
- Actualmente no. Estuve un año con Iruña Arancibia, psicóloga perinatal de Centro Maya.

Cuando llegué a casa después del parto fue cuando fui consciente de todo; Se me vino el mundo encima y bajé a los infiernos. Tenía claro que no quería caer en una depresión y conocía a Carmen (de Centro Maya) y me dio el contacto de esta bella mujer que me ayudó a crear una nueva versión de María, mi mejor versión.
Puedo decir con orgullo que fui su primera paciente y que a lo largo de esos meses crecimos las dos. Fueron meses oscuros, de muchas lágrimas, culpabilidades, pruebas médicas, pastillas para dormir, pesadillas.... Pero también de formación, de conocerme, de valorar el AHORA.

Nunca olvidaré que lo primero que le dije a Iruña fue que quería volver a ser la de antes de perder a mi hija, y ella me dijo que nunca volvería a ser la de antes, ahora era otra María. Qué duro y qué golpe de realidad fue.

- ¿En qué o quiénes te apoyas para sobrellevar el duelo?
- Pues mi duelo me ayudó a hacer una limpieza brutal de gente que no supo estar a la altura de lo que necesitaba. También de conocer mujeres maravillosas desde el grupo de familias en Centro Maya, Internet, pero sin duda mis pilares fueron mi marido y mi familia. Al principio no podía estar sin él, me ahogaba, necesitaba abrazarle constantemente.
También mis padres, mi madre, llorar en sus brazos, sin tiempo ni juicios.

- ¿Acudes a grupos de duelo? ¿Qué recursos/herramientas utilizas para soportar tanta tristeza?
- Sí, he acudido al grupo de duelo, lo que pasa es que cuando falleció Lucía el grupo a penas salía, hasta que con ayuda de Iruña el grupo comenzó a salir.
A lo largo de todo este tiempo he ido volviendo de forma intermitente, cuando lo necesitaba y cuando podía, por mis otros hijos, pero no sabes lo bien que me hace sentir ayudar a otras madres, darles un poco de luz en el camino tan oscuro que es este duelo.

Herramientas usé mil, todo lo que tenía al alcance lo usé. Me leí todos los libros que había de duelo, me formé como asesora de duelo perinatal y gestacional, realicé todos los cursos que veía online sobre el tema.
Me ayudaba mucho estar en contacto con otras madres y sobre todo al principio leer testimonios parecidos a los míos. Recuerdo que los otros testimonios no me calaban, más adelante sí.
Además cuando me quedé embarazada a los 6 meses de perder a Lucía de mi bebé arco iris Julen ,me fui a Barcelona a formarme en maternidad arco iris y formé grupo en Bilbao para madres embarazadas después de la perdida. Yo soy culo inquieto y necesitaba ayudar a otras madres a sentirse un poco mejor.

- ¿Te sientes arropada en este gran mundo de soledad y vacío?
- Sí, después de todo este tiempo sí. Me he encontrado frases muy dolorosas, muchas de familiares cercanos, pero también espacios donde me han dejado reivindicar nuestro dolor como ha sido en radio Euskadi y revistas como Pikara Magazine.
Escribo en las RRSS sobre esto, hago visible a mi hija. Me ayuda mucho hablar de ella como de mis otros hijos. Al final he salido empoderada y como alguna vez hemos dicho en el grupo de duelo, conseguimos ser "Incompletamente felices",porque el arco iris termina saliendo y no tiene porqué ser en forma de bebé. Al final a todas nos pasarán cosas bonitas y lograremos momentos de felicidad, aunque al principio nos parezca imposible.

- Entiendo que tras la pérdida habéis tenido más hijos. ¿Cómo fue el proceso tras la pérdida de Lucía?
- Después de fallecer Lucía y dejar que actuaran los médicos, realizarnos pruebas para descartar y sentir que psicológicamente estaba preparada, a los 6 meses me quedé embarazada de Julen, nuestro bebé arco iris.
Se me pone la piel de gallina sólo de recordar aquel positivo. ¡Qué mezcla de emociones y de miedos!!! Un embarazo muy difícil psicólogicamente porque físicamente fue de 10. 

Seguí en tratamiento psicológico y acudía a Cruces a seguimiento (me tocó una eminencia de ginecólogo que de empatia tenía 0) y con mi ginecóloga en el mismo sitio donde llevé el embarazo de Lucía.

Qué mezcla de emociones cuándo tuve que entrar a la sala de la ecografía donde nos habían dado la noticia peor de nuestras vidas. Durante el embarazo de Julen me dediqué a terminar de realizar mi ritual por Lucía (me hice un anillo en una artesana en forma de estrella con su nombre) y llegó el momento en que hizo un año de su marcha y fue mi punto de inflexión en este duelo. El ir al cementerio y ver dónde habíamos enterrado a nuestra hija (no había sido capaz de ir hasta entonces) me trajo una paz y una fuerza inexplicable.

Y días después llegó el momento del parto, inducido porque ya no aguantaba más psicologícamente pero fue maravilloso y rápido, en la misma sala donde nació en silencio nuestra estrella llegó la alegría en forma de arco iris. ¡¡Vaya llorera nos pegamos la ginecóloga y yo!! Un postparto duro emocionalmente porque físicamente me recupero rápido de los partos, un inicio de lactancia complicada a pesar de que me sabía toda la teoría. Desde aquel día, ahora con 2 años y 7 meses, seguimos como lapas. Es un niño muy especial porque tenemos un vínculo muy especial. Julen llegó para sanar y ¡¡vaya si lo hizo!!

Dos años después llegó a nuestras vidas Julia, nuestra bebé luna. La niña de la sonrisa eterna. Otra vez un embarazo difícil psicológicamente y larguísimo. 
Sin darnos cuenta escogimos el nombre que era mezcla de Julen y de Lucía: ¡¡Julia!! Otro parto inducido y adelantado a lo que le tocaba y que nació el día del cumpleaños de su aita. Nos ha traído claridad y disfrute de lo que es una bebé niña, que tanto deseábamos con su hermana.

Julia es tranquila, observadora y sonriente. Me ha enseñado lo que es el disfrute y la calma del maternaje, que con Julen tan preocupada estaba en ocasiones.
Además tengo que decir que tenemos una hija peluda: Nala (que significa "regalo" en suajili) y que llegó 2 meses después del fallecimiento de Lucía. Quien no tiene mascotas probablemente no entenderá mis palabras pero Nala significa tanto para mí.  Me ayudó a ocupar mi cabeza, a salir a pasear a la calle, que durante unas semanas era incapaz, y siempre nos ha cuidado como buena border collie que es.

Actualmente disfrutamos de esta preciosa familia que hemos formado y que cada día nos hace disfrutar de la vida y saborear cada momento (otra enseñanza que nos trajo Lucia)

- Te formaste como asesora en muerte perinatal y gestacional. ¿Tienes un centro? 
- Respecto al grupo de maternidad arco iris del que he hablado nos reunimos una vez al mes. En él trabajamos los miedos, los estadios por los que pasaremos durante este, reiremos y lloraremos.
Os dejo mi número para que me contacéis si alguna está interesada. El grupo sale en Bilbao. (María:639098079. Mail: marisgg87@gmail.com)

- Pregunta libre. ¿Qué te gustaría reivindicar o añadir?
- Me encantaría que hubiera protocolos claros en los hospitales, que se deje elegir a la familia lo que les apetezca hacer en ese momento.
Nosotros por ejemplo no quisimos ver a Lucía fallecida, nos queríamos quedar con el recuerdo de su vitalidad, de sus movimientos, ¡¡era nuestra bailarina!! Pero sé de historias que han querido ver a sus hijos y no han podido o al revés, que les han obligado.

También que en los medios de comunicación se hable sin tabúes de ello, que los famosos que pasan por ello no les quiten importancia y se desvirtúe el tema.
Y mi mayor espinita, que nos dejen inscribirlos en nuestro libro de familia, porque existieron y porque los parimos, sin importar la semana en la que ocurrió.


- Muchas gracias María, por tus palabras y por tu fuerza.
- Muchos besos, preciosa.


Por último, te dejo el link de un programa que grabamos para Radio Euskadi, Kris (otra amatxu) y yo, por si le puede venir bien: CLICK AQUÍ





  • ¡Quiero compartirlo!:

Quizá te interese

0 comentarios