#Testimonio 2 # MIREN. AÚN SIENTO EL TACTO DE SU FRENTE EN MIS LABIOS.

By La amatxu de Ager - 19:58




- Hola, Miren. Gracias por querer hacernos partícipes de tu historia.
- Hola, Esther. Te pongo en antecedentes.  Mi historia comienza en el 2012, cuando mi pareja y yo quisimos buscar un embarazo. Estuvimos mucho tiempo intentándolo hasta que por fin decidimos acudir a una clínica de reproducción. También estuve por la pública, pero fue tan malo el trato, tan desesperante y tan lento, que preferí pagar.

Toda mi vida he deseado ser madre y tenía seguro que iba a hacer lo imposible por conseguirlo. Ahí es cuando tuve que hacer mi primer duelo. Estuve 5 años de tratamientos sin conseguir nada. Tuve que ir a terapia y hacer mucho trabajo personal.
Agoté todas las posibilidades con mis óvulos, el siguiente paso era la ovodonación, algo que me tenía que pensar mucho, así que decidimos esperar un poco, recuperarnos emocional, mental y económicamente. Y fue entonces cuando me quedé embarazada. ¡¡¡No te puedes imaginar la alegría que sentí cuando nos enteramos!! Una emoción tan grande que nos fuimos a las 8 de la mañana de un domingo a despertar ¡a toda la familia! ¡¡Fue algo tan especial!! Era tan feliz que no cabía en mí.


- ¿En qué fecha murió tu hija? ¿Cuál es la fecha en la que debería haber nacido?  
- Garazi murió el día 27 de enero, el mismo día que salía de cuentas. Nació el 29 de enero.

- ¿ Cómo fue el embarazo?
- El embarazo fue genial desde el primer momento. De hecho, justo el día anterior, el día 26 a las 18h tuve una revisión junto con las correas y todo iba genial, y esa misma madrugada fue cuando falleció.

- ¿Cuál fue el motivo de su fallecimiento? ¿Qué sentiste como amatxu que te alertase de que algo no iba correctamente?
Yo salía de cuentas el 27/01/2018 y fue esa misma madrugada en la que noté un tirón en la tripa. No le di importancia (se supone que ya estaba fuera de peligro, esas cosas sólo pasan en el primer trimestre o eso es lo que siempre dicen). Pasé todo el día sin sentirla (porque lo que me dijeron es que al final se mueven poco porque no tienen espacio). Ya a la noche fue cuando me preocupé y nos fuimos a la clínica. Dejamos al perro en casa, porque yo estaba convencida de que íbamos a volver.

Llegamos a la clínica y cuando apareció la ginecóloga y nos dijo que la niña no tenía latido... Te juro que yo no reaccioné, no sabía lo que estaba pasando. Lo que pensé es: "vale, y ahora, ¿qué tengo que hacer? " Yo me estaba imaginando que iban a sacarla y reanimarla o, algo, hacer lo que sea. En ningún momento pensé que todo había acabado, no cabía en mí cabeza. Mi marido se puso a llorar. Mi ama lo mismo, por teléfono. Toda la familia vino a visitarnos antes de que naciera y todos estaban destrozados. Y yo... yo no  conseguía sentir nada. Pasé 3 días allí ajena a todo.

- ¿Cómo fue el trato en el hospital? ¿Os informaron de todo correctamente?
- Di a luz en IMQ Zorrozaurre y el trato fue inmejorable. 

- ¿Cómo fue el parto? 
- El parto fue vaginal; duró unas 30 horas (aunque el explosivo fueron 10 minutos). Fue un momento emocionante; sabía que tenía un final triste, pero tenía tantas ganas de conocerla... ¡¡La quería tanto!!

- ¿Os ofrecieron en el hospital ver el bebé? ¿Decidisteis verlo?
- Sí.  Al nacer no me la pasaron directamente, la prepararon y nos la llevaron a la habitación de dilatación, y allí fue cuando pudimos estar con ella  (la familia también). Me encantó, aunque fue poquísimo tiempo. Yo lo que quería era llevármela y supongo que todo el tiempo que me dejasen iba a ser escaso. pude despedirme y eso me ayudó. Pude ponerle cara, tocarla, cogerla, besarla... Todavía siento el tacto de su frente en mis labios.

Me quedé un día mas ingresada, fue mi decisión, no quería enfrentarme a lo que venía después; cuando saliese de ahí sería cuando tendría que empezar a hacerme a la idea de que no había marcha atrás.

- ¿Cuál fue el motivo para que se le parase el corazoncito? ¿Qué dijo el diagnóstico?
- La autopsia fue incongruente. Aparentemente estaba todo normal; la placenta, el cordón... No sabemos por qué pasó.

- ¿Qué siente Miren al llegar a casa sin Garazi y ver sus cositas? 
- El día que salimos nos fuimos a casa de mis aitas y ahí estuvimos una semana. Viven un poco a las afueras y era un buen sitio para quedarme un poco alejada del mundo (vivo en un pueblo pequeño). Además, mi hermana y yo tenemos una escuela infantil y mucha gente me conoce y, por supuesto, sabían lo que me había pasado.

La vuelta a casa fue progresiva, intentábamos salir lo mínimo (para sacar al perro) y a las horas que sabíamos que no había nadie.

La habitación de Garazi estaba preparada, pero cuando yo llegué a casa ya no había nada. Las cosas las recogió mi aita porque se lo pidió mi marido. Yo lo supe después, cuando llegué a casa.  Me sentí vacía, sola. Me enfadé  porque me hubiera gustado a mí sacar las cosas. Lo que sí se quedaron fueron sus ropas metidas en el armario. Me costó un tiempo abrir el armario y tocar la ropa. ¿Sabes que la olía y parecía que me olía a ella? ¡A pesar de que nunca la había tenido puesta!

El día que volví a casa mi amama me contó que a ella también se le habían muerto sus dos primeros hijos, como a mí, al final del embarazo. Han pasado unos 70 años y todavía le sigue doliendo.)

- ¿Continúas con la escuela infantil? ¿Cómo es la incorporación al trabajo, teniendo que estar con otros niños habiendo perdido a tu bebé?
- Sí, sigo en la escuela infantil (Ahora no, porque estoy de baja). Además, aunque la baja la tuve pronto, seguí haciendo cosillas. Es ahora cuando me he desentendido completamente, para poder disfrutar de mi niña el tiempo que me queda de baja.

La vuelta al trabajo fue horrible, lo que le salvó es que tuve la opción de poder ponerme con los mayores. Pero todos los días hasta que tuve la baja he tenido momentos malos. Además, varios de los niños que están ahí, las madres han hecho la preparación al parto conmigo, y el ver a esos niños crecer, que jugaban entre ellos, ha sido muy muy duro.

- Después de la ausencia de Garazi, ¿en qué o quiénes te apoyas para sobrellevar el duelo?
- Los meses siguientes fueron terroríficos. Me sentí muy débil. Tuve una ansiedad... Lo pasaba fatal con comentarios que hacía la gente; ya sabes: "eres joven", "ya tendrás mas hijos", "es lo mejor que podía haber pasado"... Me dolía tanto que no podía enfrentarme a ello. Lo que mi cuerpo hizo fue crear una máscara de cara a los demás y cuando llegaba a casa, me desahogaba.

También fue malo el enfrentarme al espejo. El tener todavía tripa y no haber nada dentro. Me sentía vacía. Lo único que quería era embarazarme otra vez.

Poco a poco me he ido acostumbrado a vivir con ello, porque no creo que sea algo que se supera. Nunca la voy a olvidar y como tampoco quiero que nadie la olvide, me hice un tatuaje en el hombro, una zona que se ve bien. 

Hubo muchas personas por la calle, gente conocida, que empezó a ignorarme. Yo creo que es porque ellas pasaron por algo parecido y era tal el dolor que no podían soportar ni mirarme. Yo me sentía fatal en esas ocasiones, me sentía repudiada.

- ¿Acudes a grupos de duelo? ¿Qué recursos/herramientas utilizas para soportar tanta tristeza?
- Lo que me ayudó mucho fue el grupo de apoyo de Centro Maya; el estar en contacto con gente que estaba pasando por algo parecido; oír sus historias me sanó mucho.

He seguido haciendo trabajo personal.
También me ha ayudado leer, leer y escuchar otras historias.

- Comentas que es ahora cuando estás disfrutando de tu niña. Así que después de Garazi habéis tenido más hijos, ¿verdad?
- Justo unos dias antes de que se cumpliese 1 año del fallecimiento-nacimiento de Garazi me enteré de que estaba embarazada. La verdad que era lo que más deseaba en el mundo, pero ese día me sentí fatal, era como si le estuviese traicionando a Garazi. Lloré de tristeza.

Todo el embarazo lo he pasado muy mal emocionalmente. No he sentido conexión con mi segunda niña, Xare,  hasta ahora, que estoy empezando a sentirla, cuando ya se han cumplido 2 meses de su nacimiento. Y eso que he intentado hacer muchas cosas para conectar. Ella está muy bien, aunque ya no tienes esa inocencia y piensas continuamente que algo le puede pasar.

- ¿Te sientes arropada en este gran mundo de soledad y vacío?
- Es muy muy duro perder a un hij@, y muchas veces las cosas te lo dificultan más cuando no sientes nada de apoyo y comprensión a tu alrededor, cuando sólo escuchas comentarios hirientes de la gente por la calle. Yo creo que es debido a ese poco conocimiento; si se conociese más, todo se llevaría con más naturalidad. Y la gente podría actuar de forma en la que te ayudase aunque sea un poquito a sobrellevar toda esta situación.
No sé si me explico, a veces se me hace muy complicado poner palabras a mis pensamientos.

- Pregunta libre. ¿Qué te gustaría reivindicar o añadir?
- Quiero añadir que me gustaría que todo esto se supiese más. Me parece que es demasiado alto el porcentaje de niños fallecidos, como para lo poco que la gente habla de ello.


- Un  abrazo fuerte, Miren. Muchas gracias. Mandamos besos al cielo también para Garazi.
- Un abrazo enorme. Estamos en contacto, Esther.




  • ¡Quiero compartirlo!:

Quizá te interese

0 comentarios