# Fragmento 11 # 24.10.19 # Cosas que no sabes sobre una madre en duelo

By La amatxu de Ager - 17:59


Cuando tu maternidad es de color gris, te vas dando cuenta de que tus instintos son exactamente los mismos que el de las mamás que viven la de color rosa. Perdonadme los clichés y estereotipos, pero me parece más bonito definirlo así que con la brusquedad de hijos vivos e hijos muertos, aunque en realidad quiera decir lo mismo. Y hay cosas que quizás no sepas sobre una madre en duelo, y yo estoy aquí para contártelas.





SOMOS UNA PIÑA. Nos agrupamos entre nosotras, precisamente porque la sociedad nos aísla y nos hace sentir que somos despojos, que no tenemos derecho a hablar de nuestros hijos porque a la mayoría le molesta. Ahora resulta que también tenemos que tener en cuenta al que escucha, por si no puede soportar la dureza de nuestra historia. Como si a nosotras nos resultase fácil contarlo.....
Basta que se nos quiera silenciar para que hablemos más alto; no quepa la menor duda. La unión hace la fuerza.

NO SABEMOS CUÁNTO DURA EL DUELO, porque bastante tenemos ya con levantarnos de la cama día a día, soportar el sufrimiento de no poder abrazar a nuestro hijos; de vivir en la tristeza, en la culpa, en la resignación... Nos negamos a que se cronifique el duelo y no nos ayuda nada en absoluto que personajes públicos manifiesten en sus redes que no hay que darle más importancia a perder a un hijo de la que es, y se alegue que en un mes unos padres estén chupiguay. Esto es postureo y NO NOS REPRESENTA al resto de madres y padres en duelo.
Hay que decir las cosas como son, sin perfumes ni adornos, y la realidad es que es muy doloroso vivir así y es para toda la vida.
En definitiva, MI DUELO lo manejo y lo gestiono yo, no tú. NO ME NINGUNEES. NO MENOSPRECIES MI DOLOR.

SOMOS MADRES porque así se contempla en la definición de MADRE, pero como en este país la ignorancia es la madre del atrevimiento (y valga la redundancia en el término), agrego a este texto la definición. De esta manera, quede claro que cuando una mujer está embarazada NO va a ser madre, sino que YA ES MADRE (Véase epígrafe Nº 2 de la definición), porque lo ha concebido (a no ser que, como la Virgen María, haya sido obra del Espíritu Santo, Amén). 
Las que no tenemos la suerte de poder tener a nuestros hijos en brazos, da la casualidad de que también somos madres (véase epígrafe  Nº 1). Y para esas personas que aún señalan conceptos como  "madre o padre biológico" o incluso burradas como " No es su madre. La adoptó", que sepan que sí lo son (véanse epígrafes 3 y 5).



No respondemos tampoco al término MADRE SIN HIJO, porque no nos sentimos identificadas con él. Es cruel. Mi hijo tiene una madre, yo; por consiguiente, soy su madre. ¿No? Otro día compartiré un fragmento de un libro que lo explica muy bien. 

Si bien es cierto que una viuda es una mujer que pierde a su marido; un huérfano quien perde a sus padres, ¿Qué somos las que perdemos a nuestros hijos? Por favor, señores de la RAE, junténse todos los catedráticos y estudiosos y designen una palabra que nos defina.

Muy atentamente,


LA AMATXU DE AGER 
(madre con hijo, si bien no de manera física, sí en emocional y espiritual)



  • ¡Quiero compartirlo!:

Quizá te interese

0 comentarios